martes, 14 de agosto de 2012

CRONICA DE UNA ILUSIÓN COMPARTIDA



Asistir a Aulablog no es cualquier cosa, no es un curso más en el que aumentamos nuestra formación porque somos profesores inquietos, vocacionales e innovadores, que apostamos por la educación de calidad y actualizada para formar a alumnos que han de ser competentes en el siglo XXI.
Asistir a Aulablog es eso y mucho más.
Los que habéis compartido conmigo estas interesantes jornadas en Peñaranda de Bracamonte, habéis podido comprobar lo que produce en mí Aulablog, una inquietud infinita, que no me deja ni descansar por las noches (los que no me crean que busquen las fotos del último día y vean mi cara de insomne agotada).

 Inquietud por comprobar que una educación diferente y de calidad es posible, aunque luego lleguemos a nuestros centros y tengamos que seguir luchando por que las nuevas metodologías sigan evolucionando (gracias a @jgarro por este concepto sobre el que estoy reflexionando y que pienso tratar de redirigir hacia nuestro plan de calidad de centro), aunque la administración educativa parezca estar en contra de este deseable objetivo y la comunidad educativa esté desesperanzada por este motivo, aunque a veces nos den ganas de tirar la toalla, meternos en nuestro aula y seguir a la manera tradicional que es mucho más cómodo, ¿no os preguntáis en ocasiones quien nos manda meternos en este fregado?

Se ha dicho muchas veces, en cada una de las crónicas emocionantes de Aulablog, que es una inyección de ilusión y motivación, para enfrentar el próximo curso con ganas renovadas. Lo confirmo, porque para mí es un subidón impresionante de adrenalina y una auténtica inspiración.

Yo, que confieso que a veces pienso que quién me ha mandado meterme en este fregado, voy a Aulablog y me quedo boquiabierta viendo como muchos otros, los que están presentes y los que están por streaming, no solo se han metido en el mismo lío (tratar de hacer evolucionar las estrategias metodológicas de nuestro entorno educativo) sino que además lo han conseguido y trabajan de forma mucho más motivadora, para ellos y para sus alumnos.

Para mí Aulablog supone aprender mucho, muchísimo, no solo durante las conferencias y talleres, es aprender de las reflexiones que surgen en pasillos entre tabletas, canapés, grabadoras, zumos de piña, smartphones, gente jugando con el Pinterest, en conversaciones que te hacen abrir los ojos a otras realidades, unas más positivas que las tuya y otras más complicadas, a otras forma de enfrentar las realidades, a nuevas aplicaciones, juegos o ideas que te cambian puntos de vista y te alimentan la creatividad continuamente.

Durante Aulablog yo me acuesto, y no me duermo, porque mi cabeza tiene demasiada información que procesar y está acelerada al máximo. Mientras duermo sueño con todo lo que he aprendido, se ve que mi cerebro se ocupa de procesarlo (menos mal). Y encima de haberme dormido tarde me levanto temprano, como una moto ¡todavía estoy en Aulablog! Y lo quiero disfrutar al máximo.

En Aulablog vamos llenando los bolsillos de ideas, ideas que  llevan a otras ideas que generan nuevos proyectos. Y saber que eso nos pasa a todos los que estamos allí es muy esperanzador, y saber que esos nuevos proyectos seguramente engancharán a nuevos profesores más aún.

Pero sobre todo Aulablog es mucha ilusión concentrada en un solo lugar geográfico, y eso es una fuente de energía inmensurable, que al compartirla se multiplica, seguramente si los Mosnter Inc lo descubrieran harían energía eléctrica con nosotros, ;-P

Gracias  a la organización de Aulablog por vuestra calurosa acogida, a Peñaranda de Bracamonte y los Peñarandinos por su hospitalidad, y a todos los que compartis ilusión en tiempo de crisis.
Gracias a la creatividad y optimismo la superaremos con humor.

Seguirá...
Próximo capítulo: Cuadernos de Deberes para el verano, fruto de #Aulablog12 e #ITIC12